English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Seguidores

domingo, 28 de diciembre de 2014

Sueños bajo un árbol familiar

Poema conjunto con Nuria O. Riba (podéis encontrarla por aquí  http://polvoyaire.wordpress.com/ )


Sueños bajo un árbol familiar


Descansan bajo el árbol los cristales rotos
que juntos formaban
el puzzle de un alma feliz.

No había tristeza,
esos trozos brillaban como nunca antes
lo habían hecho;
ahora tenían un hogar.

Las luces titilaban en el firmamento de hojas
imitando a las estrellas que
sonreían en el cielo nocturno,

cómplices, de esas sonrisas cálidas,
pues sabían que aquel chico de alma rota
brillaría con ellas.

Mudaría sus lágrimas, saciaría sus deseos,
vencería sus miedos...
junto a nuevos compañeros.

que lo acompañarían siempre,
en cada uno de sus desvelos
y la distancia nunca los separaría.

Soñarían cada noche
con verse cara a cara,
compartiendo miradas
de pupilas encharcadas.

Con abrazos que siempre recordarían
besando su piel en cada caricia,
que se instalarían en cada poro
muy cerca de él.

Y dirían entre susurros: "Camina,
olvida a quién te hirió, sueña...
sueña y tus sueños se harán realidad.

Y nunca dejes de soñar,
pues ellos son
la estrella perdida de Nunca Jamás,
que brilla, si te ve brillar". 

domingo, 30 de noviembre de 2014

Decidí.

Tenía toda una vida
y decidí

colgarme de tus precipicios
y saltar
entre mis vicios
que saben a limón y sal,
que me escuecen entre los labios
si te ven marchar.

Que bebernos la noche de un trago
se me quedaba corto,
como el débil amago
que cada noche en mis sueños exhorto.

Que dejarnos llevar
era como naufragar
en la ciudad oculta bajo tu ombligo

mecidos en la arena
por los cantos de sirenas
hacia el mar del olvido.

Que recorrernos, ciegos de complicidad
la cuerda floja de nuestros desvaríos
fue como saltar al vacío
sin red de seguridad.

Ahora
mis manos te buscan silenciosas
y cada vez que mis ojos se paran en tu lado del colchón
se me nubla la razón.

Tenía toda una vida
y decidí…

que ya estaba harta de soñar,
que lo que yo quería
era volar.

martes, 25 de noviembre de 2014

Balada de media noche. (Contra la violencia de género.)


Silencio.
Como la calma
que precede a la tormenta.

Penetrante y perturbador,
como la chispa
que enciende la llama.

Carcelero,
de peligrosos secretos.

Las calles,
ausentes de vida
presagian aquello
que está a punto de pasar.

Sin tiempo a reaccionar
la oscuridad
se apodera de mí,
sombra lúgubre,
que cumple condena,
vago en pena

por puentes y callejas,
contando mi historia,
aunque mi voz ya no pueda…

Y dice así mi leyenda:

El primer día de mi nueva vida
era perfecto,
estaba recién casada con el hombre
más maravilloso del mundo,

detallista, cariñoso, amable,
fiel…
no había nadie mejor que él.

Mas poco a poco
la expresión de su mirada
se fue difuminando.

Todo rastro de quien había sido
desapareció.
(Y yo con él.)

Sus palabras afiladas,
puntiagudas como cuchillos
se clavaban en mi cabeza,

pero eso no era nada
comparado con sus manos,

salvajes
se cernían a mi cuerpo,
a mi cuello como garras
que amenazaban
con hacer jirones mi piel
y desgarrarme por dentro.

Aún recuerdo
su primer “beso”
palpitante en mi cara,

su primera “caricia”
con manos de seda cristalina,

su primer “te quiero”
con sabor a metal.

Me juraba amor eterno,
que no era él,
que la noche lo confundía
y lo envolvía
con su negra sombra

que no volvería
a tocarme jamás
y yo,
pobre ilusa,
lo creía…

El miedo
se convirtió en el alcalde
de mi ciudad de hielo

ciudad arrasada por el fuego

que perdida se rindió
a los pies
de quien la llama prendió.

Y así acaba
mi memoria, aquella
que aún recuerda
a la chica
que nadie escuchaba

cuando en silencio pedía a gritos
la mano que la salvara
de la bestia
a la que tanto amaba.

El amor la había cegado
el temor, enmudecido
pues no tuvo valor
de apuntar a su agresor,
con el dedo acusador.

Nadie la escuchaba
cuando en silencio gritaba…

Lágrimas de sangre
descendían por las mejillas
del cuerpo frágil y sin vida
de la chica a quien nadie escuchaba

cuando en silencio
a gritos callaba.

Y hoy te digo, a ti que escuchas
la voz silenciada de un maltrato, que

el amor nos ciega el alma y
el temor, la razón

escucha mis palabras
en el fondo de tu corazón

que nadie sea el verdugo
que ponga el punto y final
de tu historia
sin acabar.

                             Azahara L.


Hoy, día internacional contra la violencia de género, he escrito esto para homenajear a todas aquellas personas que fueron, son y, por desgracia, serán víctimas de ella. 
Me gustaría que todo aquel que lo leyera, intentara meterse tan solo un instante en la piel de cada una de estas personas, un segundo en su mente, en su cuerpo y los sintieran en el suyo.
No echemos la vista hacia otro lado, cuando somos conscientes, testigos de algo tan sumamente cruel y vejatorio hacía una persona, ya sea mujer u hombre.
El mundo necesita un cambio, pero para ello primero necesitamos cambiarnos a nosotros mismos, nuestro pensamiento.

Pero especialmente, como un pequeño homenaje a aquellas personas que, víctimas de la violencia de género, tuvieron el coraje y la fortaleza de seguir adelante pese a todo, que no se rindieron ante nada ni nadie.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Centro de diana.

Este es un poema conjunto escrito por @MariaTeisson y por mi ( @RaiseYourGlass_ )
Esperamos que os guste :3


Centro de diana


Apuntas
con la mira en mi cabeza,
un disparo certero
directo a mi corazón,
una bala perdida
en medio del colchón.

Con el revolver de tus gestos
me haces huecos en cuerpo
donde deslizas tu piel.

Paso a ser centro de diana
herida de gravedad.

Y me quemas por dentro,
como un sol ardiendo
te cuelas
en mi gélido invierno.

Apareces.
En la nieve de mi coraza crece una rosa
me deshiela con fuego de pétalos
desaparece la armadura.

La escarcha que calentaba
mi aterido corazón,
se encoge
bajo la capa de hojas secas
que incineraste a tu paso.

La urna de tristezas muertas
se ha vaciado, contigo, de cenizas
en ella hay flores vivas
que ríen.

Con su risa
traen la primavera
al abrigo de un amor.
Sin nana que adormezca mis sentidos,
me cuelgo de tu voz.

Viajo saltando por las ramas de tus palabras
encuentro la calma, hogar.
Decidido. Me quedo a vivir en ti.

jueves, 23 de octubre de 2014

Pelea nocturna.



Mi almohada
está cansada
de ser
la silenciosa confidente
que nunca es escuchada.

Se rebela,
a su simpática manera,
con esa forma
tan suya,
de revolverme las ideas
y de paso la melena.

Se cuela por mis mejillas
con surcos provisionales,
intermitentes señales
de mi guerra nocturna.

Pero eso
no es suficiente para ella,
quiere el pack completo,
o todo o nada.

Odia las medias tintas
y las frases
que se cortan a la mitad.

Es curiosa mi almohada,
siempre se empeña en
recordarme tu olor
cada vez que decido dormir.

Y así no hay quien duerma.

Como un vendaval de emociones.




¿Cómo atreverme a describirla,
si al hacerlo se escapa de mis manos?

Ella es como la primavera,
tan cálida y brillante
como los primeros rayos del sol.

Como un vendaval de emociones,
que te arrastra sin darte cuenta,
sin darse cuenta.

Tiene la absurda manía
de ponerlo todo del revés
y hacer del caos
un bonito desorden ordenado.

Y esa forma de mirar
con la que solo los que no temen a soñar
son capaces de expresar
tanto, con tan poco.

Pues ella tiene el don
de hacer que todo gire
en menos
de lo que dura un suspiro.